Noticias Inmobiliarias

Los beneficios de un informe pericial de la propiedad

Con la emoción de comprar una propiedad, mucha gente tiende a pasar por alto la realización de un informe pericial, pero aunque generalmente no es un requisito legal, muchos, especialmente los del norte de Europa, tienen la costumbre de querer comprobar primero la propiedad para asegurarse de que es realmente la casa de sus sueños que han estado buscando.

Los beneficios de un informe pericial de la propiedad

Una casa puede tener un aspecto fantástico y todas las características con las que se ha soñado, pero una inspección minuciosa de la estructura, la infraestructura técnica y el cableado a veces puede provocar problemas inesperados, ya sean de naturaleza inmediata o que sólo se manifiesten mucho más tarde, cuando el problema se haya agudizado.

También se puede encontrar, en el transcurso de una inspección minuciosa de la casa, que hay fugas, que sufre de humedad, putrefacción de la madera o cualquiera de una larga lista de dolencias relacionadas con la casa, grandes o pequeñas. Por esta razón, siempre es recomendable contratar a un perito profesional que inspeccione la propiedad y se asegure de que es estructuralmente sólida, segura, que funciona bien y, por lo tanto, no es una trampa costosa, sino una buena inversión que requiere poco mantenimiento ahora y en un futuro próximo.

En el sur de Europa, hay menos cultura de hacer esto, pero especialmente los compradores extranjeros deben darse la tranquilidad adicional que viene con la realización de un informe detallado de la inspección realizada. Hablamos con Michael Millgate, socio de Belilos, una empresa de ingenieros civiles y estructurales que ha participado en algunos de los proyectos más importantes de Gibraltar en las dos últimas décadas. Entre ellos están King’s Wharf y la nueva urbanización pública de 600 unidades de Mons Caple.

Pero Belilos también es muy activa en todo el sur de España, habiendo realizado más de 50 estudios estructurales en esta región en los últimos años. Michael, que es un ingeniero estructural con más de 30 años de experiencia y calificaciones tanto en España como en el Reino Unido, ha visto desde hermosas casas en perfectas condiciones hasta propiedades destartaladas que realmente deberían ser demolidas y reconstruidas. La mayoría de las casas de esta región están en buenas condiciones, pero entre los dos extremos mencionados anteriormente, también hay propiedades que necesitan un poco de trabajo de precaución. «El problema es cuando una casa se ve bien pero luego revela tener algunos problemas ‘bajo la piel'», dice Michael, «especialmente cuando se trata de graves defectos estructurales que pueden ser costosos de reparar».

Una inspección estructural significa que conoce la casa

La necesidad de solicitar un estudio estructural es particularmente aconsejable cuando una propiedad es más antigua, está situada en el campo y/o se está comprando como una inversión a largo plazo, una residencia principal o para renovar y vender. «He visto un suelo que amenaza con dejar que una piscina o incluso toda la casa se deslice cuesta abajo, hormigón y madera podrida, cimientos caídos, cables peligrosos a punto de cortocircuitar y prenderse fuego y casas con graves problemas de moho», dice Michael, que también notifica a los posibles nuevos propietarios de cualquier infracción de planificación con la que se encuentre. «Conocer todos los detalles de una casa antes de comprometerse a comprarla tiene mucho sentido».

Sus clientes son en su mayoría compradores de segundas viviendas son británicos y de Europa del Norte, pero también hay bastantes que tienen la intención de vivir en la vivienda de forma permanente, lo que hace que la necesidad de una propiedad segura y que funcione bien sea aún más importante. «Miramos el tejido del edificio, desde la piel hasta los cimientos. Inspeccionamos la propiedad, diagnosticamos los problemas, identificamos los remedios y valoramos el coste de las reparaciones para que todo vuelva a estar en condiciones.» La Ley 38/1999, también conocida como LOE, otorga a los compradores de viviendas construidas a partir del año 2000 una buena protección, con derecho a recurrir contra los arquitectos, constructores y promotores cuyas creaciones tengan defectos estructurales. «La LOE salva a los compradores más inexpertos de lo peor que puede ocurrir», dice Michael.

Además, las viviendas construidas después del año 2000 deben registrarse en los colegios de arquitectos e ingenieros de la provincia correspondiente durante diez años después de su terminación, como garantía para los compradores de propiedades nuevas y recientes, ya sean villas individuales o casas dentro de una urbanización. Las propiedades antiguas y rurales, sin embargo, no ofrecen tanta protección, por lo que la precaución es la mejor política. Una inspección de este tipo suele costar entre 750 y 900 euros, una fracción del valor de la vivienda y, por lo general, también mucho menos que las costosas reparaciones o el mantenimiento continuo que se derivan de los problemas.

El proceso, desde la inspección inicial hasta el informe completo, suele durar un máximo de dos semanas. «La mayoría de nosotros vivimos en una economía en la que la mayor inversión que hacemos en nuestras vidas es nuestra casa», dice Michael. «El precio de una inspección es insignificante cuando se compra una propiedad que puede ser de más de un millón de euros, pero el costo de las reparaciones puede ser significativo, así como el trastorno que causan. Evitar esto es el valor real de lo que hacemos.»

 

Por Alex Salazar | Noticias Inmobiliarias | 2 julio 2020

Posts relacionados

Propiedades relacionadas

Los beneficios de un informe pericial de la propiedad
Sandra

"¿Quiere comprar o vender una propiedad?"