Noticias Inmobiliarias

Impuesto sobre el patrimonio en España, ¿debo quedarme o irme?

La muerte y los impuestos son dos constantes inevitables, pero dada la profusión de diferentes impuestos, el Impuesto sobre la riqueza es uno que a veces toma a la gente por sorpresa. ¿Cuál es exactamente el régimen de lo que en España se llama ‘Patrimonio’?

Impuesto sobre el patrimonio en España, ¿debo quedarme o irme?

Si usted se muda a España, es de esperar que pague el IVA sobre bienes y servicios, junto con las tasas e impuestos municipales, y por supuesto el conocido Impuesto sobre la Renta, el Impuesto sobre las Ganancias Patrimoniales y el Impuesto de Sucesiones. Sin embargo, habiendo sido reincorporado durante la crisis financiera, el Impuesto sobre el Patrimonio es el que pilla por sorpresa a muchos residentes extranjeros.

Esto es especialmente cierto para los ciudadanos británicos, ya que no existe tal cosa en el Reino Unido. Sin embargo, tanto los españoles, residentes extranjeros y no residentes son elegibles para el Impuesto sobre el Patrimonio – siempre que sean propietarios de una propiedad en el país. Más allá de eso, las normas específicas que se aplican a los residentes y no residentes varían considerablemente.

Si usted es un no-residente sólo paga el Impuesto sobre el Patrimonio sobre sus activos españoles, donde el impuesto para los residentes se calcula sobre el total de sus activos (en todo el mundo), pero estos están sujetos a generosas concesiones, que en su caso, puede reducir en gran medida la cantidad a pagar. Lo que hace la vida (aún) más complicada es el hecho de que, si bien se trata en primer lugar de un impuesto nacional, por lo general es un impuesto establecido y regulado por las diferentes autoridades regionales de España – en nuestro caso Andalucía.

A menudo son ellas las que determinan la naturaleza y el tamaño de las desgravaciones, deducciones y rebajas libres de impuestos, así como el propio tipo impositivo. La ley de la región en la que usted vive o posee bienes es la que se aplica a usted si es residente, mientras que la normativa del Impuesto sobre el Patrimonio nacional se refiere a los no residentes, que también están obligados por ley a tener un representante fiscal local en forma de abogado o gestor.

Lo que se grava

Los activos que entran en la categoría de sujetos pasivos incluyen los bienes inmuebles, las actividades empresariales/profesionales, las pólizas de ahorro, seguro e inversión, los artículos de lujo como joyas valiosas, el arte, los automóviles, los yates y la propiedad de regalías o derechos de propiedad intelectual. Las pensiones, los artículos domésticos normales, las empresas de propiedad y gestión personal y los derechos de autor están exentos, si están relacionados con la actividad principal y la fuente de ingresos del individuo.

El Impuesto sobre el Patrimonio español se reintrodujo en 2011 como una medida «temporal», pero tiene una forma de mantenerse y hasta el momento no hay una indicación clara de cuándo se suprimirá, si es que se suprime. En comparación con Francia y Portugal, España se queda atrás en cuanto a hacer más atractivo para los residentes e inversores extranjeros. Desde 2012 el Gobierno ha estado posponiendo año tras año la aplicación de la desgravación fiscal del 100% estipulada en el artículo 33 de la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio.

Para 2018 dicha prórroga aún no ha sido acordada, sin embargo, como comenta nuestro experto residente Adolfo Martos Gross de GAM Abogados ¨considerando el impuesto sobre el patrimonio de 2019 debe pagarse el 31 de diciembre de 2018, el Gobierno tiene tiempo suficiente para acordarlo antes de esa fecha.¨

Lo que otros países están haciendo

El hecho es que, como muchos países de Europa en este momento, Portugal es un país con altos impuestos para sus ciudadanos, al tiempo que ofrece atractivos incentivos para los extranjeros, que pueden solicitar una exención de diez años del Impuesto de Residentes No Hábiles – una laguna jurídica que le permite vivir hasta un 100% libre de impuestos en el país durante este período. La residencia se adquiere más fácilmente a través del programa de Visa Dorada en la compra de propiedades en el país, o invirtiendo en una actividad económica, e incluso puede conducir a la ciudadanía.

Francia también ha puesto en marcha reformas fiscales en el marco de una revisión destinada a hacerla más dinámica y competitiva desde el punto de vista económico. En consecuencia, se está suprimiendo el impuesto sobre el patrimonio de los ahorros y las inversiones, mientras que se está reduciendo la tasa impositiva sobre los ingresos procedentes de las inversiones. Se mantiene el impuesto anual sobre el patrimonio del 0,5% al 1,5% sobre los activos inmobiliarios, pero en general el entorno fiscal en Francia está mejorando tanto para los nacionales como para los expatriados.

Y España…

Mientras que sus vecinos se están volviendo más esbeltos y atractivos en términos de su política fiscal, España, por el momento, permanece encerrada en un punto muerto. Lo que se prevé en un futuro próximo no es la abolición del Impuesto sobre el Patrimonio, sino una serie de revisiones en cada una de las comunidades autónomas. Por el momento no hay indicios de que esto vaya a suponer reducciones significativas o a hacer el sistema más indulgente, pero hay esperanzas de que a medio plazo España y sus regiones quieran seguir el ejemplo de países como Portugal, la República Checa y Francia, que a su vez están emulando los pasos dados por países como los Países Bajos y el Reino Unido hace algún tiempo.

 

Por Alex Salazar | Noticias Inmobiliarias | 10 octubre 2020

Posts relacionados

Impuesto sobre el patrimonio en España, ¿debo quedarme o irme?
Sandra

"¿Quiere comprar o vender una propiedad?"