Noticias Inmobiliarias

La triste falta de datos en la web sobre propiedades en España

Los compradores que llegan a España desde el Reino Unido, y de otras partes de Europa, pueden sorprenderse al encontrar que hay una inesperada falta de información disponible en la web. Por ejemplo, el Registro de la Propiedad HM británico publica conjuntos de datos de los precios pagados por las propiedades desde 1995, datos de transacciones desde 2011 y un índice de precios de la vivienda en el Reino Unido que se remonta a mediados de los noventa. Además, hay sitios como www.nethouseprices.com que le dirá el último precio de venta de cualquier propiedad en Church Road, Bristol, por ejemplo, en segundos.

La triste falta de datos en la web sobre propiedades en España

La falta de datos transparentes sobre los precios

Sin embargo, aunque el registro de la propiedad de España recoge los mismos conjuntos de información, no se podrá buscar nada de esto a través de Internet, ni en un sitio del gobierno ni a través de ninguna fuente privada. Esto plantea algunas preguntas importantes, como por ejemplo, ¿cómo se llega a una tasación exacta de la propiedad y en qué criterios se basan las tasaciones?

Ni siquiera la Nota Simple se lo dirá. Este documento puede contener los detalles del vendedor, una descripción de la propiedad y la existencia de cualquier cargo, embargo o gravamen contra ella, pero no dirá nada sobre el precio pagado por la propiedad en la última venta. Y desafiando la tendencia mundial de recompensar a los clientes con precios más bajos por internet, en España si solicita una nota simple por su página web le costará 10 euros, pero sólo 3,65 euros si solicita una copia en papel en persona en el Registro de la Propiedad. No se puede eliminar al intermediario en España. Por cierto, cuesta 29 euros + IVA obtener una copia de la Nota Simple en inglés.

¿Por qué mantener los datos – porque sabemos que el registro español los tiene – y aún así no ponerlos a disposición de los compradores de propiedades y agentes inmobiliarios? Parte del problema radica en el hecho de que históricamente en España hay poca similitud entre el precio de una propiedad listada y el precio realmente pagado, ya que gran parte de él solía ser pagado «bajo la mesa». Por lo tanto, cualquier dato histórico probablemente tiene poca relación con la realidad. Aunque es de esperar que sea una práctica que se está produciendo con menos frecuencia que en el pasado, puede que afecte a la exactitud de los registros que se remontan a una década o más.

Un pensamiento irónico es que si España pusiera la información en línea, ¿qué haría el gobierno con todos los ‘funcionarios’ que tienen trabajo de por vida moviendo papeles y asegurándose de que las ruedas de la burocracia giren lo más lento posible?

España necesita mejorar su transparencia

Sin embargo, si otros países pueden proporcionar un fácil acceso a la información sobre la venta de propiedades, ¿por qué no puede España? Añadiría un nuevo nivel de transparencia al mercado y lo haría más atractivo para los compradores extranjeros, porque tendrán menos motivos para preguntarse si el precio que están pagando por su casa en España está en consonancia con los valores del mercado y con lo que han pagado los anteriores propietarios. Muchos compradores extranjeros, en particular los de regiones altamente organizadas como Alemania, los Países Bajos y Escandinavia, no son conscientes de estas limitaciones y culpan a los agentes inmobiliarios por lo que perciben como una falta de conocimientos profesionales.

En realidad, los profesionales inmobiliarios españoles están más frustrados con esta situación que nadie, ya que hace su trabajo mucho más difícil que el de sus compañeros en otros países europeos o en los EE.UU., donde la referencia del valor de la propiedad en la web Zillow se ha convertido en una parte integral del mercado inmobiliario. Sólo una vez que España publique información precisa que también incluya desgloses específicos de sus costas, el país se unirá finalmente a la liga de los mercados inmobiliarios internacionales profesionales. Esperemos que ese día no esté muy lejos.

¡Un consejo! Puede averiguar cuánto se pagó por una propiedad indirectamente buscando en la «afección fiscal» que aparece cada vez que se paga el Impuesto de Transmisiones o de Notaría y Registro. Como la entrada que describe la afección fiscal indica el importe del impuesto pagado, con algún cálculo se puede deducir el precio de venta.

Por Alex Salazar | Noticias Inmobiliarias | 21 septiembre 2020