Noticias Inmobiliarias

Las complejas implicaciones de la Residencia y la Fiscalidad Españolas

Los temas relacionados con la residencia y la fiscalidad son naturalmente importantes para cualquier comprador extranjero que compre una propiedad en España. En última instancia, uno quiere evitar la doble imposición (CDI) y maximizar el uso de los tratados entre España y otros países para reducir su carga fiscal.

Las complejas implicaciones de la Residencia y la Fiscalidad Españolas

El primer punto importante a tener en cuenta es que aunque no se registre como residente en España, se le considerará residente fiscal si pasa más de 183 días de cada año en el país. No tienen que ser días consecutivos pasados en España, simplemente tienen que sumar ese número en total durante un período de doce meses.

Si no quiere ser tasado por España, tendrá que demostrar su residencia fiscal en otro país y si reside en un paraíso fiscal, las autoridades fiscales españolas querrán también una prueba de ello.

También se le considerará residente fiscal si tiene un vínculo económico con el país. Esto se define así: «Que el núcleo principal o la base de sus actividades o intereses económicos se encuentran directa o indirectamente en España.»

Y, hay una presunción de que usted es residente fiscal en España si tiene un cónyuge e hijos viviendo en el país, incluso si no vive con ellos. Sin embargo, si está legalmente separado, esta regla no se aplica.

Complicaciones de la doble imposición

No obstante, hay algunas situaciones excepcionales en que dos países pueden considerar a una persona como residente fiscal. Para resolver esto, necesitará que un abogado fiscal examine el Convenio de Doble Imposición (CDI) entre España y el otro país en cuestión para determinar su situación. El artículo 4 de estos convenios es donde se suele encontrar la información relevante.

Consecuencias de ser residente fiscal español

Si eres un residente fiscal español, esto es lo que puedes esperar:

  • Pagará el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) sobre su renta mundial.
  • Las autoridades fiscales españolas deben ser informadas sobre cualquier bien inmueble que posea dentro y fuera de España.
  • Su declaración de impuestos debe hacerse antes del 31 de diciembre en España y debe incluir todos los bienes y finanzas del mundo.

En cuanto al primer punto, legalmente dice: «Esto es sin perjuicio de lo establecido en el CDI firmado entre España y el país donde el contribuyente obtiene la renta».

Como se puede apreciar, se trata de una situación compleja y que requiere de un asesoramiento experto, especialmente para aquellos que tienen activos, negocios o cuentas bancarias en varios países. Hay respetados organismos profesionales disponibles aquí, así que cuando busque asesoramiento asegúrese de elegir un asesor fiscal de confianza y con experiencia.

Por Alex Salazar | Noticias Inmobiliarias | 9 septiembre 2020

Posts relacionados

Las complejas implicaciones de la Residencia y la Fiscalidad Españolas
Sandra

"¿Quiere comprar o vender una propiedad?"