Noticias Inmobiliarias

Nuevas tendencias arquitectónicas para Marbella en 2019

La historia está marcada por las tendencias arquitectónicas, pero mientras algunas son muy obvias, otras son más sutiles. Lo mismo ocurre con los últimos movimientos, que se puede decir que son una tendencia arquitectónica dentro de una tendencia mayor y más a largo plazo. Esto es cierto tanto a escala mundial como local en Marbella, donde los dos están separados principalmente por el detalle.

El cambio más visible se produjo cuando la Costa del Sol comenzó a recuperarse de la crisis financiera mundial. La región había experimentado un cese casi completo de la construcción que duró casi cinco años antes de que la construcción se reanudara a cualquier escala y, cuando lo hizo, el estilo arquitectónico predominante cambió radicalmente.

El resultado es una clara línea divisoria entre el «antes de 2008» y el «después de 2012», cuando los estilos mediterráneos más clásicos fueron reemplazados casi por completo por una arquitectura geométrica blanca y nítida. Los detalles de este movimiento reflejaban una rigidez minimalista en ángulo recto, una tendencia que la gente acogió con satisfacción tras varias décadas de diseños más decorativos y detallados, pero que también duró unos pocos años antes de que los colores, las texturas y una mayor sensación de vitalidad volvieran a brillar.

Una nueva evolución en el diseño

Al final, la «revolución blanca» duró poco en Marbella, ya que la tendencia se lleva alejando del minimalismo blanco desde hace unos años. Como ya se ha mencionado, se trata de una subtendencia en la que nuevos materiales, tonos y texturas se añadieron de forma original al cubismo blanco de los últimos años. Primero llegó el uso de la piedra, la madera y los azulejos en las secciones de las paredes exteriores para añadir una mayor variedad visual y, poco después, a esta tendencia le siguieron unos interiores más animados con materiales más cálidos, tonos e incluso detalles florales.

Fue algo que quedó muy claro con el retorno al papel pintado, y ahora ha habido un retorno gradual a elementos más clásicos en por lo menos algunas de las villas que se están construyendo en Marbella y sus alrededores. La popularidad de estos elementos refleja una cierta fatiga del comprador respecto a una geometría blanca en ángulo recto, por lo que es posible que estemos asistiendo a un nuevo alejamiento de los techos planos, ya que estas nuevas casas vienen con líneas de techo suavemente inclinadas y versiones más modernas de tejas tradicionales.

Los estilos andaluces se están incorporando al diseño moderno

No estamos hablando de tejados de terracota mediterráneos en Marbella, sino de tejas más nuevas y elegantes de color antracita, lo que da a las villas un aspecto más propio del norte de Europa o incluso norteamericano. El efecto pizarra, si consigue llamar la atención de los compradores, puede allanar el camino para las nuevas tejas solares de Tesla. Esto sería una buena noticia, ya que el sol es un recurso abundante en la zona y los grandes y feos paneles instalados en los techos planos nunca han hecho volar la imaginación.

Otra nueva tendencia en la Costa del Sol es el paso de los interiores blancos a los armarios empotrados, marcos de puertas y elementos similares que lucen tonos y texturas más terrosos, mientras que las puertas correderas de cristal y aluminio están sufriendo una competencia inesperada de marcos de ventanas de hierro negro con estilo retro que completan el estilo clásico-moderno.

Por ahora, se trata de sutiles cambios de estilo y tendencias, pero podrían ser el preludio de un gran cambio arquitectónico en Marbella y Estepona en los próximos años.

Por Adam Neale | Noticias Inmobiliarias | 2 septiembre 2019

Propiedades relacionadas

Nuevas tendencias arquitectónicas para Marbella en 2019
Adam

"¿Quiere comprar o vender una propiedad?"